Recorrido

Que quise salvarme al final de este camino. Estuve bloqueada, atascada en el interior de mis sesos. La piel se deshacía en mis dedos, como arenita, se iba por la coladera, se filtraba en el agua, te caía sobre los ojos en tu ducha nocturna.  Estaba sobre de ti, recorría tus curvas, cada bello que cubre tu cuerpo, redondeaba tus labios, circulaba tu cadera, me perdía en tus piernas. El día era azul, y la luz caí sobre ti, aún mojado de mí, somos corriente en  días de sequía. Aunque ya no quieras que sea velero en tus aguas y que en tu depa no estén mis bragas tiradas o que mi cepillo dental acompañe a tuyo. Sé que  no quieres que mis labios besen tu miembro, ni que mi cuerpo te prepare el desayuno; sé que no quieres que mis letras sean tuyas, no quieres nada mío, ni por lástima ni por última opción. Quiero salvarme al final de tu camino.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s